Red por una America Latina Libre de transgénicos

Libro: La soya instrumento de control de la agricultura y la alimentación

Fecha de publicación: 1 octubre, 2010

Red por una América Latina Libre de Transgénicos
Acción Ecológica
2005
Autora: Elizabeth Bravo

Descarguelo aquí

Introducción
Existen dos mitos relacionados con la soya y los cultivos transgéni-
cos. El primer mito sostiene que los cultivos transgénicos van a ayu-
dar a aliviar el hambre del mundo.
El segundo mito consiste en creer que la soya es un alimento sano,
nutritivo, casi un símbolo de buena alimentación. Para los vegetaria-
nos es un símbolo: ven en la soya una alternativa a la carne y a la le-
che, y la margarina de soya es vendida como un excelente sustituto
para la mantequilla.
En realidad estos mitos han sido difundidos desde hace un par de
décadas para promocionar al emergente sector soyero de Estados
Unidos, y a todas las empresas que se benefician de la cadena pro-
ductiva de la soya.
Las grandes corporaciones transnacionales, con la ayuda de sus
gobiernos, quieren aumentar cada vez más su control sobre el siste-
ma productivo agrícola y la producción de alimentos en el mundo,
empezando por el control de las semillas hasta llegar a la mesa del
consumidor final.
En la actualidad, todos, lo queramos o no, nos relacionamoscon la
soya, aunque esto no sea de manera visible. Por ejemplo, para la cría
intensiva de animales, sobre todo para la avicultura, se necesita la
pasta de soya; la lecitina de soya es usada en casi todos los prod u ctos
alimenticios procesados. Sobre todo, la soya sirve para sustentar la
economía de algunos países industrializados; sustenta a EE UU que
es el principal productor de soya en grano, pero también de una
gran cantidad de productos procesados que utilizan la soya como
ingrediente; por otro lado, a los países europeos, a Japón, a Corea,
que consiguen, a través de la soya, alimentos baratos para su indus-
tria de leche y carne.
5
Los cultivos de soya se han extendido en las últimas décadas en el
Cono Sur, produciendo una destrucción masiva de varios ecosiste-
mas naturales y desplazando a productores locales que eran la base
de la soberanía alimentaria de esos países. Ha significado también el
represamiento y dragado de ríos para servir al negocio de la soya, y
beneficia a un puñado de empresas estadounidenses y europeas.
Esta situación se exacerba con el advenimiento de la soya transgéni-
ca con resistencia al herbicida glifosato, pues a los problemas que el
cultivo de soya está generando se suman los impactos inherentes a
la tecnología de la ingeniería genética, y los productores pierden su
derecho de guardar sus semillas, pues están sujetas a derechos de
propiedad intelectual.
Gran parte de las campañas en contra de la soya transgénica se ha
centrado en la gran productora de semillas: la empresa Monsanto;
pero hay otros actores que se benefician posiblemente más que la
misma Monsanto, como Cargill, ADM, Bunge y otras.
En esta publicación analizaremos todos estos problemas.

Fuente: Principal
Última modificación: 1 de octubre de 2010 a las 01:10
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.